sinaloa-logo   baner sinaloa dossier  logo-la-cancha
  

Carlos Velázquez Martínez

Derecho de la Mujer a votar y ser electa

Ahora – 17 de octubre -  que se cumplen 64 años de que el presidente Adolfo Ruiz Cortines otorgó el voto a la mujer mexicana en el ámbito federal, quisiéramos saber cuántas jaraneras sinaloenses que andan empotradas en la política disputando posiciones en la cámaras legislativas, conocen la historia del derecho al sufragio femenino

            Seguramente muchas de esas alboroteras que hoy ocupan espacios políticos, sin merecerlo, que alegan equidad de género, ni siquiera han escuchado el nombre de Alejandra Retamoza Reynaga, una verdadera luchadora social, cuyo nombre merece colocarse en letras doradas en el Congreso del Estado. Mucho menos han de saber cuántas mujeres han sido alcaldesas en los municipios de Sinaloa.

            Recordemos, primero, que fue el 17 de octubre de 1953 cuando el presidente Ruiz Cortines promulgó la reforma al Artículo 34 Constitucional para que la mujer pudiera votar y ser votada en la República Mexicana. Sin embargo,  antes, en los estados de Yucatán, San Luis Potosí y Chiapas ya se había promulgado ese derecho.

            En México varias mujeres luchadoras sociales pretendieron participar en política después de la Revolución Mexicana, pero el machismo de Plutarco Elías Calles, ese mismo que fundó el PRI (¡Recuérdenlo bien, anhelantes priistas!), impidió que las mujeres se afiliarán al nuevo partido.

            Las primeras mujeres que lucharon en el mundo por el voto femenino fueron Clara Campoamor, en España; Evita Perón, en Argentina y Elvia Carrillo Puerto, en México (concretamente, en Yucatán, estado que se considera pionera en el avance pleno de la ciudadanía femenil).

            El primer país  en Latinoamérica que dio derecho al voto femenino fue Uruguay en 1927. Actualmente hay 166 países en el mundo en que la mujer, a los 18 años participa en elecciones y se les permite votar y ser electas.

            En Sinaloa, Alejandra Retamoza Reynaga fue una luchadora social desde su infancia, pues se desarrolló en un ambiente revolucionario, tiempos en que la mujer era relegada a la servidumbre o al vasallaje.

            Alejandra cursó la educación primaria en Villa de Cosalá y concluyó la secundaria en Culiacán a los 15 años de edad. Su adolescencia se desarrolló en un contexto revolucionario por lo que se topó con ese tipo de hombres que posteriormente se convirtieron en personajes históricos de México.

            Conoció al General Ángel Flores, quién al caer postrado en cama fue auxiliado por Alejandra, quien se convierte en su secretaria desde 1925 hasta la muerte del general en 1926.

            Luego, fue recomendada por el diputado Francisco B. Gutiérrez al Gobierno del Estado en una oficina de instrucción pública. Y a pesar de ser atractiva, blanca y simpática, Retamoza no dio su brazo a torcer con todos los ofrecimientos de pretensiones que tuvo en el gobierno (No, como ahora, que se valen de otros artilugios para ser diputadas).

            A los 20 años, cuando Plutarco Elías Calles formó el Partido Nacional Revolucionario (PNR), Retamoza y otras dos mujeres (Carmen Catalán, novia de Rafael Buelna Tenorio, y Andrea Mariscal), se incorporaron a la política en la etapa de organización en Sinaloa, pero fueron ninguneadas por el machismo mexicano, porque el partido no afiliaba a mujeres.

            Sin embargo, ella no se deprimió y pugnó siempre por la organización de la mujer en política, aspiración que le dio frutos hasta el 17 de octubre de 1953, cuando Ruiz Cortines concedió el derecho al voto.

            Y desde entonces la mujer disputa posiciones políticas, pero muchas de ellas sin conocer la historia de México, mucho menos la forma en que se les concedió el derecho a ser electas.

            Sinaloa ha tenido hasta este año 2017, 18 alcaldesas. Mocorito encabeza la lista con cuatro, Cosalá lleva tres, San Ignacio ha tenido dos, Badiraguato ha tenido dos veces a la misma alcaldesa (Lorena Pérez Olivas). Y en los municipios de Guasave, Salvador Alvarado, Sinaloa de Leyva, Concordia, Rosario, Choix y El Fuerte, han tenido una mujer en la presidencia municipal.

            Y en la LXII Legislatura de Sinaloa hay actualmente 18 mujeres diputadas, pero como hemos dicho,  varias de ellas no conocen la trayectoria de las verdaderas luchadoras sociales y si ocupan un lugar en la política, no es precisamente por su capacidad intelectual.