baner-futbol-lacancha

Dorados de Sinaloa

Atlético San Luis campeón al vencer en el global 4-3 a Dorados de Sinaloa

ASLvsDORSAN LUIS POTOSÍ, S.L.P. – 2 de dic de 2018.- Dorados no Sinaloa no supo administrar una ventaja de dos goles que tuvo en el marcador global, durante sesenta minutos de juego y al final fue remontado por un aguerrido equipo del Atlético San Luis durante el tiempo complementario y dos tiempos extras, que al final le redituaron un 4-3 que le dio el título a los sanluisinos ante sus 25 mil aficionados.

El partido:

Gran ambiente se vivió en el Estadio Alfonso Lastras, desde el silbatazo inicial los locales se fueron con todo al ataque, buscaron abrir su juego a lo ancho del terreno de juego, aprovechando la velocidad por las bandas. Por otro lado el Gran Pez manejaba los tiempos en el terreno de juego.

Fue al 18 que Vinicio Angulo estuvo cerca de abrir el marcador, se quitó al arquero, con puerta abierta disparó, Una Bilbao se barrió y sacó la pelota que llevaba etiqueta D2jpg 2018122234133de gol, San Luis se salvaba del primero.

Dorados compactó las líneas para cerrar espacios y bajar el ritmo del encuentro, San Luis dejó de ser peligroso de cara al arco de Gaspar Servio, pero fue poco el tiempo que le bajaron el ritmo al local.

Fue al 30 de tiempo corrido que los de Sinaloa robaron el balón en propio campo, Vinicio Angulo pisó el área rival disparó al arco, Carlos Rodríguez atajó, el rebote le quedó al ecuatoriano, Angulo asistió para Jorge Córdoba, quien con el marco abierto puso el primero en el encuentro.

Al 40’ Fernando Madrigal probó de media distancia, sacó tremendo zapatazo de pierna derecha, Gaspar Servio se tendió, dejó el rebote en el área y no pasó a mayores.

D4jpg 2018122232044En la recta final Jorge Córdoba dentro del área enfrentó a Carlos Rodríguez, tocó sutilmente por abajo buscando la parte inferior del poste izquierdo, el arquero de San Luis con la yema de los dedos alcanzó a desviar para mandar a tiro de esquina y evitar que se ampliara la pizarra para los visitantes.

En tiempo de compensación apareció Nicolás Ibáñez para hacer estallar el estadio a un solo grito. Por el costado de la izquierda se gestó la jugada, el centro llegó a segundo poste, Ibáñez recibió y en dos tiempos fusiló al arquero para mover las redes para emparejar el parcial y acercar en el marcador global que estaba dos goles por uno a favor de Dorados. Así se fueron al descanso.

Para la segunda mitad, Edson Rivera dejó congelados a los aficionados potosinos, el jugador que dirige Diego Armando Maradona, apareció luego de que el balón se estrelló en la base del poste izquierdo de Rodríguez, Rivera siguió la jugada y solo le bastó empujar para poner el dos goles por uno en el parcial.

D5jpg 2018122232029Al 65 los rojiblancos atacaron por el sector de la izquierda, Marcos Astina se fue a velocidad, cambió de juego, Nicolás Ibáñez asistió para Ían González, este último pasó de taquito, respetó el movimiento de Ibáñez, el dorsal ‘9’ mandó centro, en el intento por despejar el balón, Diego Barbosa mandó la redonda a su propio marco. San Luis empataba a dos tantos el parcial.

Fue al 75 de tiempo corrido que apareció Ían González, el playera ‘22’ tocó suave con la testa para cambiar el transcurso del balón y poner el empate a tres goles en el marcador global. El estadio no dejó de alentar a los suyos era un vaivén en el terreno de juego.

Culminaron los 90 minutos, el encuentro se fue a tiempos extra, el campeón se negaba a definir entre estas dos escuadras. Los dirigidos por Alfonso Sosa no bajaron los brazos, el ímpetu siguió a tope, antes de concluir los 15 minutos Leandro Torres recibió el balón, a velocidad se quitó la marca y frente a Gaspar Servio puso la redonda con toque sutil para marcar el cuatro goles por dos en el parcial. Atlético de San Luis acariciaba la gloria, faltaban los últimos 15 minutos del segundo tiempo extra.

Los espacios se abrieron en zona defensiva de Dorados, Atlético de San Luis no dejó de ser peligroso a la ofensiva, el cansancio ya se notaba en los jugadores pero el corazón hacía que siguieran corriendo sin importar el desgaste físico.