sinaloa-logo   baner sinaloa dossier  logo-la-cancha
  

Carlos Velázquez Martínez

Periodistas y el Poder

logo con foto columnaLa mitad de lo que dicen los periódicos es mentira, y la otra mitad hay que ponerla en duda – le decían los asesores a Vicente Fox Quesada cuando era presidente de la República -, por ello, el ex coca colero no leía todos los diarios y veía o escuchaba, únicamente, los noticiarios principales de televisión y radio.

            Por ello, ahora que ha iniciado la campaña negra del proceso electoral por la presidencia de la República, es conveniente que los lectores de SINALOA DOSSIER conozcan el perfil y la inclinación partidista de los medios de información nacionales y de los principales articulistas, columnistas o comentaristas de la política.

            El  instructivo pedagógico para conocer el contenido de información política señala lo siguiente:

            ¿Qué dice?

            ¿Quién lo dice?

            ¿Cuándo lo dice?

            ¿Cómo lo dice?

            ¿Dónde lo dice?

            ¿Por qué lo dice?

            ¿Para quién lo dice?

            De tal manera que cuando el lector, televidente o radioescucha identifica las respuestas a esas preguntas, razonará sobre los objetivos, intenciones o propósitos que busca el informador o comunicador.

            En la capital del país se editan más de 15 periódicos al día. Los principales: Reforma, El Universal, La Jornada, El Financiero, Excélsior, Milenio, El Economista, La Razón, 24 Horas, El Heraldo, unomásuno, La Prensa, Sol de México, Impacto, entre otros.

            Tres de ellos son de tendencia derechista, contrarios al PRI-Gobierno. Uno es de clara tendencia izquierdista, – La Jornada y semanario Proceso -. Y el resto, son inclinados al poder presidencial.

            En la televisión abierta, Televisa es de sobra conocido su inclinación al Gobierno, al PRI y al presidente. TV Azteca es poco parcial, pero con mucha información sobre inseguridad en el país. Imagen Televisión – de reciente creación – ha iniciado con cierta neutralidad y cuestionamiento sobre inseguridad y corrupción.

            Afortunadamente ya hay variedad de noticiarios en la televisión por cable, con Excélsior, Milenio, El Financiero Bloomberg, Uno TV, Foro TV, Aristegui Noticias, Canal 11, Canal 22. Canal 40, MVS, con mayor libertad para la información, no inclinada al PRI-Gobierno.

            Y en la radio, existen, otra quincena de frecuencias nacionales con noticiarios al día que se pueden escuchar a lo largo y ancho de la República, o bien por Internet. Por ser concesionadas, la mayoría de ellas, con clara tendencia favorable al PRI-Gobierno.

            En cuanto a los columnistas, articulistas o comentaristas, hay más de 20 que escriben o comentan diario sobre política. Y es conveniente que los lectores identifiquen su inclinación partidista, porque sólo dos o tres son totalmente imparciales, otros tres son de clara tendencia izquierdista, pero el resto –  ¡ay Dios! - son, de plano, entregados al poder, rastreros, lambiscones, lisonjeros, empezando por Ricardo Alemán y Carlos Marín, de Milenio.

            Los que se pueden considerar de opinión objetiva son Raymundo Riva Palacio, de El Financiero, Jorge Ramos Ávalos, de Univisión, Carmen Aristegui, de CNN, Julio Hernández, de La Jornada.

            Pero, a los que de  plano hay que tenerles desconfianza o poner en duda de lo que dicen son a Joaquín López Dóriga, Carlos Loret de Mola, José “Pepe” Cárdenas, Pablo Hiriart, José Ureña, Hugo René Páez, Ciro Gómez Leyva, Carlos Ramírez, Francisco Cárdenas Cruz, René Cardona, Sergio Sarmiento, Francisco Garfías,

            Y de los de Sinaloa, mejor ni hablamos, porque son muy sensibles y luego luego salen con que “perro no come perro”. Solamente les diremos que casi una veintena de éstos, cobran en la UAS y/o en el PAS. Así que ya sabrán para quien escriben. Si quieren conocerlos, pues métanse al portal de transparencia de esa institución y encontrarán a varios periodistas en la lista de proveedores, empleados, jubilados o personal con horas de docencia.

(Más comentarios de Carlos Velázquez Martínez en www.sinaloaes.com)