sinaloa-logo   baner sinaloa dossier  logo-la-cancha
  

Carlos Velázquez Martínez

Diputados y Periodistas

Manuel Buendía Téllesgirón solía decir que “los periodistas somos muy dados a la autocomplacencia y muy poco a la autocrítica. La sola posibilidad de que otros nos enjuicien nos parece una ofensa intolerable…”

            Y en sus cátedras en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM, Buendía comentaba que los tres males del periodismo mexicano son: la impunidad, la solemnidad y la mediocridad.

            Viene esto a colación  por la batahola que han iniciado ciertos reporteros que cubren la fuente informativa del Congreso del Estado de Sinaloa, porque se les trata de imponer orden y disciplina durante el desarrollo de las sesiones y durante las visitas a las oficinas parlamentarias.

            Y es que durante años, los reporteros y fotógrafos han gozado de facilidades extremas para “cubrir” eventos ordinarios y solemnes en el salón de sesiones exclusivo para los diputados.

            Tan solo cuando hay una sesión solemne - como la entrega de Premios al Mérito Juvenil o a los Niños Diputados -, reporteros, fotógrafos, ayudantes, asesores, familiares y acompañantes se introducen al recinto parlamentario para tomar sus gráficas, para entregar estímulos o simplemente para felicitar a los galardonados.

            Ah, pero si el presidente de la Cámara ordena el desalojo, los primeros que se sienten agraviados son los reporteros. Ponen el grito en el cielo porque ¡¡Nos coartan la libertad de expresión!!

            Y es que antes eran pocos los representantes de medios informativos que acudían al Congreso, porque había menos empresas informativas. Hoy son decenas, por la proliferación de las redes sociales.

            Sin embargo, hay medios de comunicación que editan ejemplares impresos, portales en la web, tienen radio y televisión y exigen “facilidades” para diez o más elementos para “cubrir” un evento en el Congreso del Estado. Y en ocasiones, el reportero oficial de “la fuente” se queda sin acceso.

            Por eso, ahora, que se trata de establecer el orden y la disciplina sería conveniente, que tanto diputados como reporteros y colados repasaran la Ley Orgánica del Congreso del Estado, en su Capítulo III, referente a la Asistencia de los Ciudadanos a las sesiones y el orden Público, que a la letra dice:

            Artículo 220.  Todas personas, sin excepción, tienen el derecho de asistir a presenciar el desarrollo de las sesiones públicas del Congreso. La seguridad y el acceso…serán garantizados por el personal administrativo del Congreso.

            Artículo 221. No se permitirá la entrada a quienes… se nieguen a identificarse…

            Artículo 222. Los asistentes al salón de sesiones conservarán el mayor silencio, respeto y compostura… deberán guardar las normas de orden, respeto y cordura, para asegurar el desarrollo de las sesiones.

            Artículo 225. Cuando el Congreso o el presidente lo consideren conveniente ordenarán que se situé policía o fuerza armada…a las órdenes del presidente del Congreso.

            Y sobre todo, que los coordinadores de los grupos parlamentarios instruyan a sus diputados a que también respeten el orden y la disciplina cuando concedan entrevistas, porque para eso está el salón de prensa, para no distraer el desarrollo de las sesiones.

            Y que la disciplina sea pareja PARA TODOS, incluyendo, asesores, guaruras, ayudantes y coleros de ciertos diputados que llevan toda una corte de pegajosos a las sesiones.