sinaloa logo
baner sinaloa dossier
logo la cancha

logo con foto columna lnd thumb   A ver qué actitud asume Héctor Melesio Cuén Ojeda, ahora que se ha difundido que la Universidad Autónoma de Sinaloa (UAS), tiene una deuda por dos mil 035 millones de pesos con el Sistema de Administración Tributaria (SAT), derivado de retenciones del Impuesto sobre la Renta (ISR), realizadas a trabajadores que no se enteraron durante el periodo 2015-2016.

            -Son retenciones que la UAS no entregó al SAT por irresponsabilidad, desobediencia y displicencia del o los rectores correspondientes– afirmó el gobernador del estado de Sinaloa, Rubén Rocha Moya.

            Y si bien el periodo que el SAT informa del crédito fiscal universitario corresponde a Juan Eulogio Guerra Liera, recordemos que en ese tiempo la UAS fue señalada de desviar recursos para financiar al Partido Sinaloense (PAS), que postuló a Cuén Ojeda candidato a diputado, luego a senador y posteriormente a gobernador.

            Rocha Moya lamentó que las autoridades universitarias hayan caído en esa omisión, al utilizar esos recursos, seguramente, para incorporarlos al gasto del flujo. Pero, ahora se buscará pagar ese adeudo. Y el gobernador, por su convicción universitaria, coadyuvará, en la medida de las posibilidades de la administración estatal, encontrar una alternativa para evitar embargos o hasta retención de participaciones federales por parte de la Secretaría de Hacienda.

            Pero, el gobernador fue muy enfático en su conferencia Semanera de ayer, al comentar que siempre estará dispuesto a apoyar a la UAS porque fue dirigente sindical, maestro y rector y siempre fue partícipe de auditorías para transparentar los gastos que le correspondían.

            La deuda fue revelada, luego que Rocha Moya recibió llamadas del SAT de que la UAS no ha enterado lo correspondiente al ISR de los años 2015 y 2016. Y de ello también se informó al presidente Andrés Manuel López Obrador.

            Sin embargo, el problema podría ser menor si se establece un acuerdo conciliatorio de pago, la Secretaría de Hacienda regresaría el 75 por ciento del adeudo.

            Por ello, el gobernador buscará alternativas junto con el actual rector, Jesús Madueña Molina, quien también ya fue requerido por el SAT

            Rocha dijo estar dispuesto a apoyar a la UAS, pero tendría, primero, que acudir al Congreso del Estado para que le autorice recursos y segundo – que es lo más importante – que las autoridades universitarias se comprometan a no incrementar sus deudas y cumplir debidamente con la entrega de las retenciones tributarias.

            Pareciera que con esta revelación, el gobernador quisiera exhibir a las autoridades universitarias, anteriores y actuales, de mala paga, de irresponsables y displicentes en la obligación de enterar al SAT de las retenciones del ISR.

            Pero, Rocha Moya fue muy claro al señalar que el tema es crucial y hay que buscarle solución y no entrar en cuestionamientos y señalamientos políticos.

            Sin embargo, los hechos son evidentes: desde que Héctor Melesio Cuén fue rector de la UAS y desde que creó su partido político PAS ha habido señalamientos directos de grupos universitarios de que desde la institución se financian las campañas políticas de los candidatos pasistas.

            Por eso nuestro comentario inicial:

            ¿Qué actitud asumirá el flamante secretario de Salud, quien admite que en sus “tiempos libres” acude a las reuniones de su partido el PAS?