sinaloa-logo   baner sinaloa dossier  logo-la-cancha
  

Noticias

OPINION: ¿Qué sigue?

 ¿Qué sigue? /

Por: Enrique Velázquez Martínez /

No sé cuánto tiempo más pueda soportar esta decepción, esta rabia, esta indignación por los últimos acontecimientos políticos de mi país: ¿qué sigue? ¿Quién sigue? ¿Quién será el siguiente mártir a quien debemos esperar y que los neoliberales beatificarán dentro de 200 años?

¿Cuántos Cuauhtémoc más tienen que nacer, luchar y demostrar que no somos una raza inferior? ¿Cuántos Juárez tienen qué nacer, escribir y enseñarle al mundo que el respeto al derecho ajeno es la paz? ¿A cuántos Juárez hay que volver a maldecir y ahora los más guadalupanos le rinden tributo y usan blasfemamente sus palabras? ¿Cuántos Ignacio Zaragoza tiene que volver a enseñarle a los usurpadores que somos un pueblo soberano? ¿Acaso existe un hombre como Juárez o Zaragoza en las oficinas de Pemex? ¿Cuántos Madero (Francisco Ignacio, por supuesto) debe dar otra vez el país? Cuántos Zapata debe dar, otra vez, el estado de Morelos para reivindicar al campesino? ¿Cuántos Francisco Villa deben cabalgar otra vez para demostrar que no les tenemos miedo a los gringos, ni a nadie? ¿Cuántos José Vasconcelos tiene que producir el país para terminar, de una vez por todas, con el analfabetismo del país y la estúpidamente llamada pobreza extrema? ¿Cuántos estudiantes tienen que asesinar en Tlaltelolco para demostrar que la educación es la base de la superación de una nación?

Ahora pienso, descubro, me decepciono: ¿acaso los conceptos no son iguales en los seres humanos? ¿Mis compañeros en la universidad entendían otras cosas diferentes a mí? ¿El profesor, los profesores son ambiguos y no nos enseñan con la claridad suficiente para entender sus conceptos? ¿Las disciplinas son tan disímbolas que hay una torre de babel entre ellas?

En la primaria, los niños deben aprender los pasos básicos de la gramática, el estudio de la oración y sus partes principales. ¿Acaso entenderán de diferente manera algo tan básico y esencial? ¿Será que al final de la primaria algún niño confunda el sujeto con el verbo, y a éste con el complemento? ¿Será que a los niños les enseñan los nombres de la parte de la oración y ellos los asignen a su arbitrio?

En cuanto a matemáticas ¿El niño deberá usar los resultados de la tabla del dos para responder la tabla del tres? ¿O los resultados de todas las tablas de multiplicar los podrá utilizar dependiendo del estado de ánimo, de la zona donde viva, de los ingresos familiares de sus padres, de si sus padres son obreros, funcionarios, políticos o tampoco trabajan; de qué partido político es de su preferencia, de qué telenovela les gusta a sus padres, o dependiendo de qué podrán utilizar sus resultados?

Perdón por la ironía tan pueril, pero ¿acaso los conceptos tan básicos se entienden de diferente manera?

En la secundaria, llamada educación media. Se empiezan a instruir un poco en la investigación. Los temas se hacen un poco especializado y se va adentrando poco a poco en la experimentación y observación.

Biología. La teoría celular. La célula. Entendiendo a ésta, se puede entender la biología, pues nace, crece, se reproduce y muere tal cual si fuera un ser vivo superior. ¿Los conceptos son diferentes para los adolescentes? ¿Lo que para uno es membrana para otros significa cromosoma? ¿O el profesor dice: para los niños este organelo es un ribosoma, para las niñas es un núcleo? Se supone, se deduce, se entiende por la lógica más elemental que todos deben entender homogéneamente los conceptos ... ¿o no? La fotosíntesis es una maravilla de la naturaleza y ahí está la base de la vida en la tierra. Tiene sus pasos específicos, su secuencia y su ciclo. Los alumnos la entienden; cuando son adultos ¿ya no?

Preparatoria. Los conceptos matemáticos y biológicos son más avanzados, pero tienen una exactitud impresionante y si no fuera así, simplemente, la vida no existiera (o por lo menos no como la conocemos).

¿Será que en la universidad los conocimientos básicos adquiridos durante 12 años van a cambiar? ¿La célula se comportará diferente cuando vayamos en la universidad? ¿La tabla del nueve tendrá diferentes resultados, tal vez en decimales, cuando estemos en la universidad?

He visto y escuchado a infinidad de padres primerizos (fui uno de ellos en su momento). Hasta el cansancio los pediatras hacen por enseñar los pasos básicos de la alimentación; azúcares, grasas y proteínas; éstas contenidas en los alimentos como leche, pollo, carne, pescado, verduras y frutas. ¿Acaso cuando este infante ya no lo sea más, los conceptos básicos de alimentación y nutrición van a cambiar? ¿Acaso el estudiante de la secundaria 30 necesita diferente alimentación que el de la 54? ¿Acaso el estudiante de la prepa 6 requiera diferente régimen alimenticio que el del Cecit 15? ¿Acaso a los estudiantes de la UNAM no les toque comer los viernes, a los del Politécnico los jueves ya los de la Ibero los miércoles?

Cuando la madre empieza a criar a su bebé, lo enseña a caminar, a hablar, a reír, a jugar con objetos plásticos y a c-o-m-p-a-r-t-i-r, de hecho se ufana de esto último. Le dice a su crío: "hijo, no debes ser envidioso, préstale tu juguete a tu primo", amigo, hermano o lo que sea. Pregona ufana: "mi hijo no es nada envidioso, llegan sus primos y saca todos sus juguetes. Cuando tiene algo de comida, quiere convidar a quien se encuentra a su paso". Acaso, cuando se es adulto, ¿las enseñanzas cambiarán? ¿Lo entienden los políticos? ¿Lo entiende el Niño Verde, lo entienden todos los plurinominales? ¿Lo entiende Elba Esther, Emilio III, Salinas Pliego, Romero Dechamps, Enrique Peña, Videgaray, Salinas y un enorme etcétera? ¿Lo entienden? ¿O será que no tuvieron madre que les enseñara los conceptos más elementales de la equidad y justicia? Que cuando fueron adultos confundieron la tabla del tres con la del seis; que cuando fueron políticos confundieron la membrana celular con el citoplasma; qué confunden el cateto opuesto con la hipotenusa.

¿Qué tanto cambió el sistema nervioso central de un político o de un empresario neoliberal para cambiar todos los conceptos bá-si-cos de la educación primaria, secundaria y preparatoria? ¿Qué neurotransmisor alteró la secuencia de sus neuronas para no darse cuenta, o tal vez mirar, pero no inmutarse ante el salario de un SIMPLE diputado de casi 100 mil pesos al mes contra el salario mínimo de un obrero de mil 800 pesos al mes? ¿Cuántas dioptrías necesita su vista para darse cuenta que el obrero sale a "comer" en 30 minutos para engullirse su imprescindible y "nutritiva guajolota" (torta de tamal), mientras el diputado y senador tienen una partida especial para sus alimentos y un envidiable comedor de primer nivel? ¿Qué gen mutó en su organismo adulto del político para maltratar laboral y económicamente a un pueblo a quien, supuestamente, representa? En un par de meses el precio del huevo se fue de 18 pesos el kilo a 30 pesos (en el cual se ha mantenido, después de alti-alti-pocobajos). Subió casi al doble, lo cual, por la lógica más elemental, el empresario avicultor  será casi al doble de rico (no mientan, aparte de periodista soy veterinario y sé cómo viven, como especulan y cómo destrozan a sus posibles competidores).

¿Qué parte de los conocimientos más elementales de la equidad y justicia hay qué volver a enseñar a los políticos y empresarios neoliberales? ¿Quién le va a reeducar? ¿Quién es el mártir que lo va a realizar? ¿Por quién hay qué empezar? ¿Quién ha levantado la mano?

¿Qué sigue? No lo sé. Pero, si algo o alguien llega, deberá ser algo grandioso, pues el cieno y putrefacción están penetrados en los tres niveles de nación (Ejecutivo, legislativo y judicial). El sector más vulnerable, casi todos, no tenemos un bastón justo dónde apoyarnos y.. no sé qué sigue.