sinaloa logo
baner sinaloa dossier
logo la cancha

logo con foto columnaAlito se quedó estupefacto cuando vio que muchas señoras se retiraban del salón Figlos de Los Mochis, y dejaban debajo de las sillas las despensas que les habían entregado del DIF para que asistieran  al evento del candidato del PAN-PRI-PRD, Mario Zamora Gastelum.

            Así que, el dirigente nacional del PRI, Alejandro Moreno Cárdenas, sacó lo pendenciero y bravucón que lleva adentro – como cuando sus guaruras se enfrentaron a elementos de la Guardia Nacional, en Campeche-. Y como tenía de acompañante al ex boxeador Jorge Travieso Arce, retó, a lo lejos, al candidato de MORENA-PAS, Rubén Rocha Moya.

            -Le faltan pantalones a Rocha – profirió fanfarronamente - para enfrentarse a Zamora en un debate público.

            El ex pugilista Arce Armenta, de categoría mosca y gallo (de entre 48 y 53 kilogramos de peso), también se envalentonó y advirtió: Si no votan por Zamora les echaré chingazos, porque no queremos estar como Cuba y Venezuela.

            La mayoría de las mujeres que habían sido llevadas coactivamente, mediante entrega de despensas, se irritaban cada vez más, hasta que no aguantaron y se retiraron antes de concluir el evento.

            Alito se fastidiaba, balbuceó y luego susurro algo al oído de Mario Zamora, señalándole con la vista las sillas vacías y las despensas debajo de ellas.

            Pero, Marito ni se sonrojó. Se sentía gustoso en su tierra, Los Mochis, de la que se jacta que ha dado sólo dos gobernadores a Sinaloa: Alfredo Valdés Montoya y Francisco Labastida Ochoa, éste último a quien elogia cada vez que puede porque le prometió su apoyo.

            Pero, resulta que Labastida no se ha parado ni una sola ocasión en algún evento de campaña de Zamora. Y menos ahora que estaba allí Alito Moreno.

            Recordemos que Labastida ha cuestionado a mansalva a Alito, desde que asumió la dirigencia nacional del PRI. Lo menos que ha dicho de él es que: es un dirigente que da pena y vergüenza… que tiene vicios personales… de su propensión al dinero…que dejó la gubernatura de Campeche para buscar impunidad y relanzar su futuro.

            Pero, Marito ni se inmutaba Recorría la vista en los asistentes que aún permanecían en sus lugares. Y más porque sabía que su compadre, Javier Salido, director de la cadena de periódicos El Debate, había realizado encuestas en cinco municipios de Sinaloa; y en Ahome Zamora aparecía en primer lugar con 26.36% de intención de voto, contra un 16.74% de Rocha Moya.

            La gira del dirigente priista seguía en Guasave y luego Navolato y Culiacán. Lo que no se enteró Alito es que en esos municipios, el candidato de MORENA-PAS, Rocha Moya, tiene amplia ventaja, en las encuestas, sobre Zamora.

            Por eso, el equipo de campaña del PRI, no escatimó en recursos para obligar a choferes de transporte urbano (20 camiones), para acarrear personas a la Feria Ganadera, previa entrega de playeras, cachuchas y refrescos, para apoyar al candidato de la coalición PAN-PRI-PRD.

            Antes del evento, Alito dio una conferencia de prensa en Navolato, con preguntas a modo de los reporteros. Ninguno lo cuestionó de la investigación de la Fiscalía General de la República sobre la denuncia que presentó el ex gobernador de Oaxaca, otro ex priista, Ulises Ruíz, sobre el presunto enriquecimiento ilícito de Alejandro Moreno por la compra de 16 inmuebles en Campeche.

            Ni mucho menos lo cuestionaron por las críticas ácidas de Labastida.

            Ah, pero Alito, con su carácter belicoso, no se ha quedado callado. En otros foros ha dicho, sin mencionar a Labastida: que no se confundan eso cínicos y derrotistas que auguran la extinción del PRI…esos tecnócratas que perdieron la mayoría en 1997 y en 2000…esos sí que dan vergüenza, y mucha, porque le quedaron chicos al PRI… así que si no van a ayudar, que no estorben.

            Ah, pero Zamorita se sintió fascinado por la presencia del dirigente nacional del PRI y por el apoyo que le prometió Francisco Labastida Ochoa.