sinaloa-logo   baner sinaloa dossier  logo-la-cancha
  

Debilidades de los gobernadores

JAP-renato-millan-toledo-laTodos los gobernantes tienen una debilidad… política.

Alfonso Genaro Calderón Velarde tenía a José de Jesús Calderón, a “Calderoncito” y a Benjamín Cázares Inzunza.

Antonio Toledo Corro tenía a Atalo de la Rocha Tagle y Roberto Robles Rendón.

Francisco Labastida Ochoa tenía a Benjamín Cázares Inzunza y Esteban Moctezuma.

Renato Vega Alvarado tenía a Marco Antonio Fox y Francisco Frías Castro y Jimmy Crisantes.

Juan Millán Lizárraga tenía a Luis Pérez Hernández y al comandante Simón

Jesús Aguilar Padilla tenía a Jesús Vizcarra Calderón.

Mario López Valdez tenía a Gerardo Vargas Landeros y Bernardo Cárdenas Soto y Jesús Antonio “Chuy Toño” Aguilar.

Expliquemos por qué.

Desde que asumen el poder – aunque algunos lo sufren desde la campaña electoral – el gobernante delega funciones especiales y se asesora de todo y por todo, de alguno de sus colaboradores consentidos o preferidos, y se llega al colmo de dejarse manipular por ellos para realizar acciones que deben ser propias del mandatario.

En una palabra, a esos colaboradores los consideran un sensei político (*), si se me permite utilizar el término.

Y a pesar de que se cometen errores axiomáticos por decisiones sugeridas por esos sensei que rodean a los gobernantes, los sostienen en la administración gubernamental hasta la ignominia.

Algunos lo reconocen y admiten haber caído en esa debilidad…cuando ya es demasiado tarde.

Calderón Velarde tenía su confianza depositada en Calderoncito y Cázares y ello le causó complicaciones en la cuestión agraria, con el sector privado – agricultores y empresarios – principalmente.

Toledo Corro tenía a Atalo de la Rocha y Robles Rendón, para su enlace con el bajo mundo. Su sexenio registra el más alto índice de homicidios con violencia, casos de tortura, extorsión y secuestros.

La debilidad de Labastida era por Cázares, quien operaba una red de espionaje político basado en informes infundados que producían cambios de decisiones gubernamentales. La debilidad por Moctezuma era por otra situación, que no viene al caso mencionarla aquí, por ser vidas privadas.

Renato Vega tenía a Frías Castro, Fox y a Jimmy Crisantes, porque a los dos primeros los presumía como sus únicos amigos y les toleraba todo. Y a Crisantes hasta le presumía como el ministro sin cartera.

Millán tenía a Luis Pérez y al comandante “Simón” como sus operadores de seguridad, de espionaje y otros asuntos especiales, que le causaron enfrentamientos y rencores personales entre ellos, que desembocaron en el asesinato de Luis y otras personas colaterales.

Aguilar Padilla tuvo a Vizcarra como su sensei político y así le fue en la sucesión gubernamental, al grado que ocasionó el alejamiento virtual de Vizcarra de la política y de Sinaloa (aunque ya prepara su regreso).

Malova tuvo a Vargas, a Bernardo Cárdenas (papa e hijo) y a Chuy Toño como debilidades políticas y financieras, cuyas consecuencias se están viendo y otras que aún están por verse.

¿Y la debilidad de Quirino Ordaz Coppel?

Pues, algunos consideran que es la señora Rosy Fuentes, su esposa, porque está en la mayoría de los eventos oficiales del gobernador. Otros, consideran que es el General Salvador Cienfuegos, secretario de la Defensa Nacional con sus militares.

Es prematuro afirmarlo, esperemos mejor a que concluya el cuatrienio.

(*) Sensei. Es el términojaponéscon el que se designa a unmaestro, a un sabio o a una persona docta. Según los japoneses tradicionales, se les denomina así porque posee tanto el conocimiento como la experiencia, y por esa razón puede enseñar.