sinaloa-logo   baner sinaloa dossier  logo-la-cancha
  

Lástima que al Peje no le apasione el futbol / Recuerdan el ¡No fue penal!

andres manuel lopez obrador manoEs una lástima que el Peje sea aficionado solamente al beisbol y no le apasione el futbol como a millones de mexicanos, porque si examinara el videotape del juego México-Holanda del Mundial Brasil 2014, podría servirle de lección para futuras competencias electorales.

            La afición mexicana recuerda ese juego por el arbitraje del portugués Pedro Proenca, quien marcó un penalty en contra de México en tiempo de compensación y con ello, los verdes fueron eliminados en la fase de octavos de final, en un juego dubitativo y perplejo que terminó con marcador ajustado de 2-1.

            ¡No fue penal! Fue el clamor de millones de mexicanos y hasta el mismísimo Peña Nieto se sumó al lloriqueo promovido por las innumerables repeticiones en la televisión mexicana.

            La jugada polémica se produjo cuando el holandés Arjen Robben (irónicamente, se pronuncia ROBEN) ingresó al área de meta de México con el balón controlado, y casi en la línea final, Rafael Márquez trata de interceptarlo estirando la pierna, pero su empeine alcanza al del holandés, quien se tira un clavado al sentir el contacto.

            Pueden observar la repetición de la jugada en los siguientes links:

            (https://www.youtube.com/watch?v=SjHEK_99R4U)

            (https://www.youtube.com/watch?v=XnxCz54_kKQ)

            El árbitro Proenca simple y llanamente aplicó la regla número 14 del Reglamento de Futbol establecido por la International Football Association Board conformada por la Federación Internacional de Futbol Asociación (FIFA), que a la letra dice:

            Se sancionará con tiro penal contra el equipo que comete una de las 10 infracciones que entrañan un tiro libre directo dentro de su propia área, mientras el balón esté en juego.

            Las 10 infracciones son:

            -Dar o intentar dar una patada a un adversario

            -Poner o intentar hacer una zancadilla a un adversario

            -Saltar sobre un adversario

            -Cargar contra un adversario

            -Golpear o intentar golpear a un adversario

            -Empujar a un adversario

            -Escupir a un adversario

            -Morder a un adversario

            -Tocar el balón deliberadamente con las manos, considerando desde el hombro hasta el final de la extremidad (se exceptúa al guardameta dentro de su área).       

Para los mexicanos, obviamente, no fue penal. Para los holandeses, si lo fue. Para los conocedores del arbitraje fue una jugada de APRECIACIÓN REGLAMENTARIA.

Arjen Robben se valió del reglamento para inducir el penalti. Y el árbitro utilizó su criterio en base a la regla 14.

El video ahí está con más de 700 mil reproducciones con visitas en días posteriores al juego y sin embargo, millones de aficionados mexicanos no asimilan esa derrota. Hubo hasta amenazas para el árbitro portugués, a tal grado que obligaron a retirarlo del arbitraje.

El coraje  mexicano es porque consideran que Robben hizo trampa, o que el árbitro pudo haber sido comprado, o que la FIFA haya instruido para que Holanda calificara a cuartos de final por ser potencia europea y México un país tercermundista. El caso es que a los mexicanos no les quitarán el sentimiento de que hubo trampa (fraude).

Casi nadie cuestiona hechos reales como que México tuvo ventaja durante 82 minutos, que realizó un buen juego superando al rival que tiene más experiencia futbolística en mundiales, que los aztecas no supieron defenderse en los últimos minutos del juego, que les pesan los antecedentes históricos de ser rebasados por potencias futboleras.

Por ello, consideramos que López Obrador debe experimentar comparando el futbol con la política. Cuidar la ventaja en las encuestas. Atacar durante todo el partido, para que el marcador sea más contundente. No replegarse en los últimos minutos. Jugar con el reglamento y utilizar también las artimañas como el rival. Y sobre todo, motivar siempre a sus aficionados para mantener viva la esperanza de ganar como sea y ante quien sea.

Y que deje de figurarse la cara de Carlos Salinas, cuando le lanzan la pelota para batearla cuando juega beisbol. Mejor que aprenda las artimañas del futbol, sacando ventajas del reglamento, aprovechando a sus mejores jugadores, y seguro que le irá mejor.