sinaloa-logo   baner sinaloa dossier  logo-la-cancha
  

Carlos Velázquez Martínez

Queda "Mal parado" Gerardo Vargas /

No solo Sinaloa queda “mal parado” – como dijo el gobernador Mario López Valdés – por el caso de los dos turistas australianos desaparecidos en Navolato, sino que, Gerardo Vargas Landeros resulta damnificado, políticamente, por éste “lamentable acontecimiento”

            Veamos:

            El secretario General de Gobierno, es el responsable del gabinete de seguridad en cualquier entidad federativa. Es decir, en Sinaloa tiene ascendencia sobre el secretario de Seguridad Pública, sobre la Procuraduría de Justicia del Estado y sobre la Policía Ministerial, esencialmente.

            Desde su nombramiento como “jefe” del gabinete, Vargas Landeros fue cuestionado, primero porque no  exhibió resultados sobre la prueba de control y confianza – si es que lo realizó - ; segundo porque en su primera declaración patrimonial manifestó un capital por 57 millones 320 mil pesos, muy superior a todos los miembros del gobierno estatal, incluso, del mismo Mario López Valdés, que declaró 21 millones 891 mil pesos. (¿de dónde se hizo mulas, Pedro?)

            Tan sólo el periódico Noroeste le dedicó a Vargas Landeros, en los primeros años de gobierno, 288 informaciones negativas, entre notas, comentarios en las columnas Centinela y Brecha, y en caricaturas.

A Vargas lo calificaron del principal “amigo y cuate” de Malova, y que por supuesto colocó a sus cuates en diferentes oficinas claves; que “dividía al gabinete”  “que no tenía control de la seguridad en el estado” “que no es abogado, sino especialista en animales” “que utiliza los aviones y vehículos oficiales para hacer viajes personales y familiares” “que es uno de los principales traidores del PRI” “que la corrupción en el Gobierno está, principalmente en áreas que controla Vargas” “que cometía errores en la firma de decretos” “que buscó ser candidato al Senado y no lo logró”

            Pero, independientemente de la crítica insustancial, lo importante para calificar la actuación del  secretario General de Gobierno, es la seguridad. Y en esto, es evidente que Vargas ha fallado. Los números son fríos.         

            En lo que van de la administración malovista, se han registrado más de 6 mil 440 homicidios dolosos, lo que da un promedio de 3.25 homicidios al día, o 97.5 asesinatos al mes. La cifra sexenal se acerca a la registrada en el gobierno de Jesús Aguilar Padilla, la segunda más violenta, desde 1980 (En el gobierno de Antonio Toledo Corro se reconocen 7 mil 500 homicidios).

            Y no es la cantidad de homicidios lo que espanta, sino lo neurálgico del problema: que no se han combatido las causas, a sabiendas que los asesinatos son cometidos por células delincuenciales bien identificadas. Y lo que más encrespa a la sociedad, es que en muchos hechos sucumben víctimas inocentes en lugares muy concurridos.

            Lo declarado ayer por el presidente municipal de Navolato, Enrique Calderón Quevedo, respecto a la desaparición de dos turistas australianos, es una muestra de las muchas que se pueden mencionar de que el combate a la violencia no ha dado resultado, y por ende, Gerardo Vargas Landeros no ha sido eficaz en su principal responsabilidad.

            Calderón Quevedo admite que los municipios colindantes entre Angostura, Mocorito, Guamúchil, Sinaloa de Leyva y Navolato, por donde atraviesan las carreteras Internacional (15) y costera, es la zona donde existe un alto índice de robos de vehículos, secuestros, extorsiones y robo de combustible de Pemex.

            Y no sólo han sido víctimas civiles, sino policías, agentes y hasta funcionarios públicos.

            Si como dice el dicho, “de que la perra es brava, hasta a los de casa muerde” por qué no se aplica un antídoto para matar al perro y acabar con la rabia.

            Vargas debe tener el revulsivo, esperemos que lo aplique o siga damnificado.