sinaloa-logo   baner sinaloa dossier  logo-la-cancha
  

Carlos Velázquez Martínez

Reforma Energética y futbol mexicano /

A propósito de la discusión mediática que se ha dado por la iniciativa de reforma energética, con la que se pretende transformar a Pemex en un factor de desarrollo y de clase mundial.

Y porque en estos días, una parte de la población está pendiente de la selección mexicana de futbol que disputará en dos juegos su boleto al Campeonato Mundial de Brasil 2014, queremos compartir una parábola con ustedes, aficionados radioescuchas.

La iniciativa de reforma energética propone "...liberar los contratos para la extracción de hidrocarburos que permitirán la participación del sector privado en la exploración y extracción a cambio de pagos en función de los recursos obtenidos..."

Además, expone la iniciativa que "... se permitirá a los particulares participar directamente en esquemas de valor, después de la extracción, incluyendo transporte, de petróleo crudo, gas natural y sus líquidos petroquímicos y refinados a través de permisos que otorgue el gobierno federal..."

Se entiende que la iniciativa permitiría la participación de empresas particulares extranjeras porque tienen, no sólo mayor capital, sino mejor capacidad tecnológica e industrial para extraer y transformar los hidrocarburos y la petroquímica.

Puede ser que así sea, pero, nosotros nos preguntamos ¿qué no acaso cuando se dan premios de ciencia y tecnología se destaca la preparación y superación de los mexicanos? ¿Qué no en los discursos se exalta la capacidad mental del mexicano para competir en el extranjero? O Bueno, en los discursos políticos cuando se habla de la juventud y la niñez ¿no acaso se les menciona como el futuro de México?

Entonces ¿por qué mejor no se impulsa y se apoya la inversión privada en la educación tecnológica para tener mejores ingenieros petroleros? ¿Por qué recurrir a los extranjeros pudiendo capacitar a los mexicanos.

Pues eso mismo pasa con la selección mexicana de futbol, fanáticos radioescuchas.

Aquellos que están enterados del futbol mexicano, habrán conocido la pretensión de los directivos futboleros de naturalizar a ciertos extranjeros para que formen parte del seleccionado mexicano.

La finalidad, según ellos, es que el equipo mexicano sea competitivo en el Campeonato Mundial para estar a nivel de Alemania, Inglaterra, España, Argentina o Brasil.

Pero, que ¿acaso no se han dado cuenta de la destreza y capacidad de los adolescentes mexicanos, esos muchachitos de 17 años que han sido campeones mundiales en dos ocasiones y que apenas hace unos días demostraron su evolución internacional como futbolistas?

La raza juvenil mexicana, ciertamente como rezan los discursos políticos, tiene atributos para competir en el ámbito internacional, lo único que requiere es apoyo de los adultos.

Si nuestros políticos desean que México alcance un nivel del primer mundo y que esté a la par de los países desarrollados, pues ahí tienen la materia prima en la juventud, inviertan en ella y releguen a segundo término a los extranjeros.

¿No cree que es mejor opción, malinchista aficionado?