sinaloa-logo   baner sinaloa dossier  logo-la-cancha
  

Carlos Velázquez Martínez

El alcohol atrapa a las mujeres /

Este comentario va dedicado a las mujeres jóvenes que se declaran modernas y actualizadas. A esas que pregonan la igualdad de género en todos los foros posibles.

Resulta que de acuerdo a organismos e instituciones de salud, la mujer actual tiende a masculinizarse en cuanto a sus hábitos recreativos, festivos o de cualquier regocijo. Pero lo hace con mayor dependencia del consumo de bebidas alcohólicas.

Hace unos días, la agrupación de Alcohólicos Anónimos (AA), informó que en el 2013, acudieron a solicitar ayuda 14 mil mujeres cuyas edades fluctúan entre los 12 y 19 años de edad.

Por su parte, la Encuesta Nacional de Adicciones señala que del 2008 a la fecha, se incrementó en un 11 por ciento la ingesta de alcohol entre las mujeres adolescentes, y destacó que una de las principales causas de muerte de jóvenes de entre 15 y 25 años de edad fueron los accidentes de tránsito y entre ellos, el 80 por ciento fue por el consumo de bebidas embriagantes.

Los hábitos de las mujeres tienden a masculinizarse, principalmente entre la clase media y media alta; pero, según, la Organización Mundial de la Salud (OMS), la mujer tiene una propensión dos veces mayor que los hombres a sufrir depresión y ansiedad al consumir alcohol.

México es catalogado como peligroso por su patrón de consumo de productos etílicos, porque tiene una estrecha relación con accidentes, hechos de violencia y muertes, por lo que se emite una alerta ante el incremento del consumo de alcohol entre las féminas.

Escuche usted, amiga bebedora, en la década de los 70, por cada 10 hombres, solo una mujer ingería alguna bebida alcohólica. En la década de los 80 había 3 mujeres por cada 10 hombres bebedores. En la década de los 90 ya era la mitad, eran 5 mujeres por cada 10 hombres. Pero, en esta década ya son 8 mujeres por cada 10 hombres que beben cerveza o alcohol. Ya casi están parejos.

El problema está en que las consecuencias para la mujer son más peligrosas, independientemente de los accidentes que ocasionan, pues, según estudios de salud, la mujer se intoxica más rápido y con una dosis menor de alcohol, que el hombre (Aunque algunas presumen que aguantan bebiendo más que el hombre, todo es cuestión de que entrenan más seguido). Nada más es cosa que le echen un vistazo a los bares y antros de Culiacán y Mazatlán los fines de semana.

Para una mujer que consume bebidas embriagantes se presenta un mayor riesgo de ser víctimas de accidentes, de riñas masivas, de violaciones y agresiones, (muchas sufren embarazos no deseados) y por eso, en algunas sociedades, la gran mayoría, son rechazadas, discriminadas o abandonadas.

Ante esta problemática, la agrupación de Alcohólicos Anónimos emprendió una campaña de información y orientación en 350 centros de atención para las adicciones y 115 centros de integración juvenil en el país, en donde se calcula informar a 5 millones de mujeres devotas de las bebidas embriagantes.

Ojalá y este comentario no lo tome a chunga, amiga bebedora, reflexione si vale la pena divertirse ingiriendo alcohol, pudiendo divertirse sanamente con dos o tres cervecitas o un tequilita doble.