sinaloa-logo   baner sinaloa dossier  logo-la-cancha
  

Sobrino de ex rector Cuén de la UAS mata a una mujer

La familia Cuén Ojeda - cuyo jefe Héctor Melesio Cuén fungió como rector de la Universidad Autónoma de Sinaloa, presidente municipal de Culiacán y candidato del Panal al Senado de la República - sigue envuelto en problemas de asesinatos en los últimos meses.

Ahora fue el jóven Alfredo Cuén Lazcano, quien mató de un balazo a una joven de 27 años de edad, identificada como Cynthia Valenzuela Carrillo de la colonia Fovissste Diamante.

De acuerdo a reportes preliminares recogidos en el lugar de los hechos, los jovenes se encontraban conviviendo en la madrugada de este domingo 14 de octubre, en una casa marcada con el número 3666 de la calle Villas Almería de la colonia Villas del Rio Elite.

El joven Alfredo jugaba con una pistola calibre 9 milimetros y supuestamente se le disparó accidentalmente matando a Cynthia.

La Policía Municipal detuvo al joven , quien es hijo de Alfredo Cuén Ojeda, ex funcionario de la UAS, quien fuera asesinado a balazos afuera de un restaurante el 2 de julio pasado, presuntamente por instrucciones de su esposa.

Además es sobrino de Melesio Cuén, ex rector de la UAS y quien ahora organiza la formación de un Partido político apoyado por maestros y estudiantes de la universidad.

La familia Cuén Ojeda es origionaria de Badiraguato y esta formada por numerosas personas, que laboran y trabajan en Culiacán, la mayoría en la institución universitaria.

Melesio Cuen ha sido acusado de utilizar los recursos de la UAS para promover sus candidaturas y su partido político, apoyado por el actual rector Victor Corrales Burgueño.

 

 

Muere M-1 , Sicario del Mayo Zambada

/ Culiacán, Sin.- La madrugada del sábado 13 de coctubre ondeadose registró un enfrentamiento a balazos entre elementos del Ejército Mexicano y presuntos gatilleros en la sindicatura de Quilá (60 kilómetros al sur de la capital sinaloense, por la autopista a Mazatlán)

Los hechos se registraron alrededor de las 2:00 horas sobre una brecha ubicada en las inmediaciones del poblado Oso Viejo, donde uno de los presuntos gatilleros falleció.

En conferencia de prensa, el Procurador de Justicia en  Sinaloa, Marco Antonio Higuera Gómez, informó que resultado del enfrentamiento entre elementos del Ejército Mexicano y presuntos delincuentes una persona falleció y extraoficialmente podría tratarse de Manuel Torres Félix, alias “El M1” o “El Ondeado”.

Indicó que el cuerpo fue localizado entre la maleza y posteriormente fue trasladado bajo un fuerte ondadodispositivo de seguridad al Semefo de Culiacán.


En la zona del enfrentamiento se aseguraron además dos pistolas calibre .38 súper, 7 cartuchos calibre .22, 9 mil 980 dólares y 20 mil 500 pesos, además de una bolsa que contenía al parecer cocaína, entre otros.


Respecto a la identificación del cuerpo, Higuera Gómez precisó que aún no se tiene dicho dato, ya que aún hay investigaciones que realizar.


“No tenemos la identificación, solamente de que de manera extraoficial se trata de Manuel Torres Félix, alias el “M1” o también  identificado como “El Ondeado”, 
"...fue enfrentamiento  con elementos del Ejército  Mexicano y estamos en este  momento, según lo que nos reporta el Ejército, girando oficios para la Siedo y la PGR”,  detalló.

No se reportan más personas detenidas, sólo el deceso de una persona cuyo cuerpo arribó alrededor de las 6:00 horas al Semefo de Culiacán, en donde se continuarán las investigaciones de ley.   

  Resguardan militares el SEMEFO Desde temprana hora cuatro patrullas de las fuerzas castrenses mantienen resguardo el inmueble de servicio médico forense donde se encuentran los restos del presunto narcotraficante Manuel Torres Félix, “El M1”, quien al parecer fue abatido la madrugada de este día en la comunidad de Oso Viejo.

 

Línea Firme: (DES) ESPERANZA

 

                                             (DES) ESPERANZA

                                                                                    - Brindo, dijo otra voz, por la esperanza que la vida nos lanza,

                                                         de vencer los rigores del destino,

                                                         por la esperanza, nuestra dulce amiga, que las penas mitiga

                                                         y convierte en vergel nuestro camino.

                                                                                            EL BRINDIS BOHEMIO (fragmento)

                                                                                                   Guillermo Aguirre Fierro

Por: Enrique Velázquez Martínez

En todas las culturas, en todas las épocas, se ha menospreciado al pesimista. Es probable que todo ser humano tenga su dosis de este defecto, pero una cosa sí es segura. Todo mundo evita decirlo ya que todos los optimistas se volcarán sobre él. Todo buen padre que se precie de serlo dirá a sus progenitores que siempre deben andar con la cabeza erguida, que el mundo les pertenece y no deben doblegarse ante las adversidades. El profesor dirá a sus alumnos que siempre existe una salida al final del semestre, que siempre tengan esperanza en que todo va a salir bien. El o los asesores políticos dirán a su representado que siempre debe conservar un aire triunfal que nunca se debe dar por derrotado, que siempre diga que va a ganar.

Y es así como vemos una pasarela interminable de sujetos en el ámbito político, deportivo y académico que van en contra del sentido común en aras de la fe y la esperanza.

Es así como hace un par de meses vimos a una candidata de un partido ultraderechista que no se quitaba una falsa sonrisa en la cara; hasta en los contextos menos apropiados para esa hipócrita sonrisa, ella conservaba su mueca. Seguramente sus asesores le dijeron que siempre hay esperanza de revertir los resultados (repito, en contra del sentido común). También así, miles de votantes esperanzados en un individuo le dieron su confianza, a pesar de que en ese partido proliferan infinidad de colores pseudo izquierdistas, pero: tenían esperanza. El candidato triunfador tenía la esperanza de que en las zonas marginadas - los que nunca en su vida leerán un libro o un periódico - le dieran su voto a cambio de migajas. En esto último, pudiera haber una ambigüedad, pues hay esperanzas ganadoras y esperanzas perdedoras; pero la definición de la palabra no deja lugar a dudas: posibilidad de lo que deseamos. Virtud teologal por lo que esperamos en Dios que nos dará los bienes prometidos. Confianza. Fe. Seguridad.

Los americanos prehispánicos  de la meseta central de México estudiaron las estrellas y con ello realizaron su calendario teológico y agrícola y tenían esperanza de que nunca le fallara. Cierto día, dicen los códices, llegó un hombre blanco y barbado que les enseñó a labrar la tierra, a medir los astros y las construcciones. Así como un día llegó, se fue. Aquéllos tenían esperanza que un día volvería.

Alejandro Magno siempre tuvo fe y esperanza en sus ejércitos y en la dominación de amplios territorios europeos. Adolfo Hitler tenía fe y esperanza en sus panzers, en sus hombres y en su locura. Napoleón, Stalín, Lenin, Roosvelt, De Gaull y todos los hombres que marcaron el derrotero de la humanidad también tenían esperanza: a su manera.

Por otra parte, el hombre dominado, sometido, ultrajado, reprimido, explotado y asesinado y que no tiene más poder que la fuerza de su trabajo siempre ha vivido con la esperanza de que la injusticia se acabe, pero parece algo contradictorio cuando el mismo hombre al salir de las cavernas se da cuenta que "alguien" tiene más fuerza para someter a otros, poseer sus hembras y no trabajar. Aún así, el mencionado hombre explotado ha vivido con una esperanza perene.

Cierto día, cierto año, cierto siglo, llegó un hombre que, la historia eclesiástica nos dice, nació de una mujer sin que hubiera penetración carnal, que un ángel la miró y quedó impregnada con su material genético. La historia tradicional y la extraoficial dice que nació de un parto normal, de una familia normal, que tuvo hermanos, que se casó y tuvo hijos; aunque también asegura la historia extraoficial que era no era un hombre común, sino que era de una secta especial que se dedicaba a estudiar el espíritu, la hermandad entre los hombres y la injusticia.

Al escuchar "acabar con la injusticia", miles de seguidores tuvieron esperanza en él. Al paso de los años y al no tener resultados, la millonaria institución que se erigió en la tierra a consta de este esenio, cambió la expresión: dijo que se tendría justicia, pero hasta que uno muera y vaya directo al paraíso, ahí estará la justicia. En fin, pero todo cristiano que se precie de serlo, sabe el fin que tuvo este hombre, y todos sus seguidores tienen esperanza que un día regrese y establezca la justicia.

Pasaron mil 500 años desde el nacimiento de Jesús para que las clases oprimidas y explotadas de la Francia tomaran sus calles, y a la voz de La Marsellesa derrocaron a un régimen caduco, opresor y altivo. Esta revolución fue un detonante para los demás países, entre ellos México, el nuestro. El pueblo mexicano que cien años antes de esta revolución había conquistado su independencia de la Corona Española, y ahora con el campesino desarrapado y hambriento se levantó en contra de la dictadura porfirista. El pueblo tuvo esperanza en sus caudillos de que acabaría con la injusticia.

Llegó el yugo español en 1519 y nuestros antepasados tenían esperanza en un hombre blanco que nunca llegó. La injusticia prosiguió. Llegaron invasiones extranjeras; se perpetró el robo de más de la mitad del territorio nacional; se sufrió una dictadura de 31 años; llegó una revolución que no se concluyó. El sometido, explotado, mancillado y humillado quedó igual. La justicia nunca llegó a pesar de que siempre se tuvo esperanza.

Soy un derrotado, asumo las críticas, las justas y las injustas. Me siento derrotado. Me siento humillado. Me siento ultrajado. Pisoteado. Engañado. Ridiculizado: ... ¡Desesperanza!

¿En qué o en quién debo tener esperanza?

Han pasado más de 500 años desde la llegada de los españoles y mi país en nada cambia. Hay cambios, obvio, pero no hay evolución. Al inmenso Cuauhtémoc lo torturan quemándole los pies, los españoles matan como animales a nuestros antepasados, por fin se vislumbra una victoria y la historia tradicional la registra como:"Noche Triste" ¡¡¡!!! , cuando debió de ser "noche alegra", ¡los habíamos derrotado!... ¡Es increíble!  La soberbia biblioteca prehispánica es quemada por un fraile. Algunos códices quedan salvos de la quemazón y ¡están en el extranjero! El penacho de Moctezuma hace unos cuantos meses llegó a México ¡prestado! ¿En quién o en qué debo o debemos tener esperanza?

A uno de los héroes del 5 de mayo, Porfirio Díaz, le ganó la corrupción y se detuvo en la silla más de 30 años. Llegan las instituciones en los años 30´s, supuestamente, para ayudar al trabajador, pero éste sigue explotado y se empieza a abrir la brecha entre rico y pobres. Pasan 70 años priistas y la brecha entre ricos y pobres sigue aumentando. Siguen 12 años de ineptitud y la brecha incrementando. Regresa el partido hegemónico por casi un siglo y los pobres igual, la ignorancia igual, los ricos más ricos; los políticos, en su burbuja.

Entonces, ¿Por qué debo tener esperanza? ¿En quién debo tener esperanza? ¿Qué se necesita para acabar con toda esta podredumbre política? ´¿Qué se necesita para acabar con la injusticia social? ¿Debo tener esperanza en los "cachorros de la revolución" como se hizo llamar Emilio I? ¿Esperanza en los ineptos e hipócritas panistas? (hipócritas porque todos profesan la religión católica y hacen exactamente lo contrario a lo que hizo y enseñó Jesús: los detesto) ¿Esperanza en un enfermo presidente (una especie de retraso mental) que las postrimerías de su vida ofreció apoyó a un partido que antes llamó nido de víboras prietas y tepocatas? ¿Esperanza en un presidente que se hizo llamar el presidente del empleo y ahora deja una reforma laboral por demás inhumana? ¿Esperanza en unos políticos que un día defendieron  la causa izquierdista y ahora están del lado contrario? (Demetrio Sodi, Rosario Robles y  un largo etcétera) ¿Esperanza en un líder izquierdista que cree que se rodeo de los mejores, pero en estos figura el inepto de René Bejarano? ¿Esperanza en toda esa pléyade de periodistas "arrastrados" y serviles hasta la ignominia?

Tengo desesperanza. Me disculpo por mi pesimismo y, repito, asumo las críticas. Tal vez mis pocos lectores estén ahora decepcionados y ya no tenga más lectores en un futuro. Pero no veo solución en un futuro mediano. Es más, no veo solución. Y vivo una contradicción porque siempre he creído en el ser humano, pero algo fuerte tiene que pasar en mi país y en el mundo para que estas brechas tan abismales entre ricos y pobres termine, y no sé que sea. Por ejemplo: tengo la absoluta seguridad que muchos de los obreros a los que ahora afecta la reforma laboral votaron por el PRI; en estos obreros ya no tengo esperanza.

Por supuesto, no tengo ni la más mínima esperanza en que este gobierno empiece a mejorar las condiciones del obrero y del campo, así es que me siento como un paciente terminal con cáncer. Dicho paciente sabe que el proceso es irremediable y sólo disfrutar las cosas buenas y agradables en el tiempo por vivir. El enfermo es mi país; el cáncer son los políticos tan nefastos que lo deterioran. Decía un antiguo amigo que lo primero que hay que hacer para terminar con la pobreza era dejar de ser pobre por cuenta propia. Y yo digo que para acabar con la ignorancia, la soberbia, la hipocresía y altivez, es empezar conmigo mismo; así también, conmino respetuosa y amablemente al lector seguir este camino y volver a tener juntos esperanza en esta raza cósmica que tanto admiraba José Vasconcelos.

OPINION: ¿Qué sigue?

 ¿Qué sigue? /

Por: Enrique Velázquez Martínez /

No sé cuánto tiempo más pueda soportar esta decepción, esta rabia, esta indignación por los últimos acontecimientos políticos de mi país: ¿qué sigue? ¿Quién sigue? ¿Quién será el siguiente mártir a quien debemos esperar y que los neoliberales beatificarán dentro de 200 años?

¿Cuántos Cuauhtémoc más tienen que nacer, luchar y demostrar que no somos una raza inferior? ¿Cuántos Juárez tienen qué nacer, escribir y enseñarle al mundo que el respeto al derecho ajeno es la paz? ¿A cuántos Juárez hay que volver a maldecir y ahora los más guadalupanos le rinden tributo y usan blasfemamente sus palabras? ¿Cuántos Ignacio Zaragoza tiene que volver a enseñarle a los usurpadores que somos un pueblo soberano? ¿Acaso existe un hombre como Juárez o Zaragoza en las oficinas de Pemex? ¿Cuántos Madero (Francisco Ignacio, por supuesto) debe dar otra vez el país? Cuántos Zapata debe dar, otra vez, el estado de Morelos para reivindicar al campesino? ¿Cuántos Francisco Villa deben cabalgar otra vez para demostrar que no les tenemos miedo a los gringos, ni a nadie? ¿Cuántos José Vasconcelos tiene que producir el país para terminar, de una vez por todas, con el analfabetismo del país y la estúpidamente llamada pobreza extrema? ¿Cuántos estudiantes tienen que asesinar en Tlaltelolco para demostrar que la educación es la base de la superación de una nación?

Ahora pienso, descubro, me decepciono: ¿acaso los conceptos no son iguales en los seres humanos? ¿Mis compañeros en la universidad entendían otras cosas diferentes a mí? ¿El profesor, los profesores son ambiguos y no nos enseñan con la claridad suficiente para entender sus conceptos? ¿Las disciplinas son tan disímbolas que hay una torre de babel entre ellas?

En la primaria, los niños deben aprender los pasos básicos de la gramática, el estudio de la oración y sus partes principales. ¿Acaso entenderán de diferente manera algo tan básico y esencial? ¿Será que al final de la primaria algún niño confunda el sujeto con el verbo, y a éste con el complemento? ¿Será que a los niños les enseñan los nombres de la parte de la oración y ellos los asignen a su arbitrio?

En cuanto a matemáticas ¿El niño deberá usar los resultados de la tabla del dos para responder la tabla del tres? ¿O los resultados de todas las tablas de multiplicar los podrá utilizar dependiendo del estado de ánimo, de la zona donde viva, de los ingresos familiares de sus padres, de si sus padres son obreros, funcionarios, políticos o tampoco trabajan; de qué partido político es de su preferencia, de qué telenovela les gusta a sus padres, o dependiendo de qué podrán utilizar sus resultados?

Perdón por la ironía tan pueril, pero ¿acaso los conceptos tan básicos se entienden de diferente manera?

En la secundaria, llamada educación media. Se empiezan a instruir un poco en la investigación. Los temas se hacen un poco especializado y se va adentrando poco a poco en la experimentación y observación.

Biología. La teoría celular. La célula. Entendiendo a ésta, se puede entender la biología, pues nace, crece, se reproduce y muere tal cual si fuera un ser vivo superior. ¿Los conceptos son diferentes para los adolescentes? ¿Lo que para uno es membrana para otros significa cromosoma? ¿O el profesor dice: para los niños este organelo es un ribosoma, para las niñas es un núcleo? Se supone, se deduce, se entiende por la lógica más elemental que todos deben entender homogéneamente los conceptos ... ¿o no? La fotosíntesis es una maravilla de la naturaleza y ahí está la base de la vida en la tierra. Tiene sus pasos específicos, su secuencia y su ciclo. Los alumnos la entienden; cuando son adultos ¿ya no?

Preparatoria. Los conceptos matemáticos y biológicos son más avanzados, pero tienen una exactitud impresionante y si no fuera así, simplemente, la vida no existiera (o por lo menos no como la conocemos).

¿Será que en la universidad los conocimientos básicos adquiridos durante 12 años van a cambiar? ¿La célula se comportará diferente cuando vayamos en la universidad? ¿La tabla del nueve tendrá diferentes resultados, tal vez en decimales, cuando estemos en la universidad?

He visto y escuchado a infinidad de padres primerizos (fui uno de ellos en su momento). Hasta el cansancio los pediatras hacen por enseñar los pasos básicos de la alimentación; azúcares, grasas y proteínas; éstas contenidas en los alimentos como leche, pollo, carne, pescado, verduras y frutas. ¿Acaso cuando este infante ya no lo sea más, los conceptos básicos de alimentación y nutrición van a cambiar? ¿Acaso el estudiante de la secundaria 30 necesita diferente alimentación que el de la 54? ¿Acaso el estudiante de la prepa 6 requiera diferente régimen alimenticio que el del Cecit 15? ¿Acaso a los estudiantes de la UNAM no les toque comer los viernes, a los del Politécnico los jueves ya los de la Ibero los miércoles?

Cuando la madre empieza a criar a su bebé, lo enseña a caminar, a hablar, a reír, a jugar con objetos plásticos y a c-o-m-p-a-r-t-i-r, de hecho se ufana de esto último. Le dice a su crío: "hijo, no debes ser envidioso, préstale tu juguete a tu primo", amigo, hermano o lo que sea. Pregona ufana: "mi hijo no es nada envidioso, llegan sus primos y saca todos sus juguetes. Cuando tiene algo de comida, quiere convidar a quien se encuentra a su paso". Acaso, cuando se es adulto, ¿las enseñanzas cambiarán? ¿Lo entienden los políticos? ¿Lo entiende el Niño Verde, lo entienden todos los plurinominales? ¿Lo entiende Elba Esther, Emilio III, Salinas Pliego, Romero Dechamps, Enrique Peña, Videgaray, Salinas y un enorme etcétera? ¿Lo entienden? ¿O será que no tuvieron madre que les enseñara los conceptos más elementales de la equidad y justicia? Que cuando fueron adultos confundieron la tabla del tres con la del seis; que cuando fueron políticos confundieron la membrana celular con el citoplasma; qué confunden el cateto opuesto con la hipotenusa.

¿Qué tanto cambió el sistema nervioso central de un político o de un empresario neoliberal para cambiar todos los conceptos bá-si-cos de la educación primaria, secundaria y preparatoria? ¿Qué neurotransmisor alteró la secuencia de sus neuronas para no darse cuenta, o tal vez mirar, pero no inmutarse ante el salario de un SIMPLE diputado de casi 100 mil pesos al mes contra el salario mínimo de un obrero de mil 800 pesos al mes? ¿Cuántas dioptrías necesita su vista para darse cuenta que el obrero sale a "comer" en 30 minutos para engullirse su imprescindible y "nutritiva guajolota" (torta de tamal), mientras el diputado y senador tienen una partida especial para sus alimentos y un envidiable comedor de primer nivel? ¿Qué gen mutó en su organismo adulto del político para maltratar laboral y económicamente a un pueblo a quien, supuestamente, representa? En un par de meses el precio del huevo se fue de 18 pesos el kilo a 30 pesos (en el cual se ha mantenido, después de alti-alti-pocobajos). Subió casi al doble, lo cual, por la lógica más elemental, el empresario avicultor  será casi al doble de rico (no mientan, aparte de periodista soy veterinario y sé cómo viven, como especulan y cómo destrozan a sus posibles competidores).

¿Qué parte de los conocimientos más elementales de la equidad y justicia hay qué volver a enseñar a los políticos y empresarios neoliberales? ¿Quién le va a reeducar? ¿Quién es el mártir que lo va a realizar? ¿Por quién hay qué empezar? ¿Quién ha levantado la mano?

¿Qué sigue? No lo sé. Pero, si algo o alguien llega, deberá ser algo grandioso, pues el cieno y putrefacción están penetrados en los tres niveles de nación (Ejecutivo, legislativo y judicial). El sector más vulnerable, casi todos, no tenemos un bastón justo dónde apoyarnos y.. no sé qué sigue.

¿Quien defraudó a quién?

 ¿Quién defraudó a quién? /                       

 Enrique Velázquez Martínez /

A pesar de quienes creímos que había un despertar en la sociedad y una esperanza en la fuerza que mostraron los jóvenes universitarios, amanecimos con la novedad de que el PRI y su candidato, Enrique Peña Nieto, estaban cerca de regresar a una presidencia que ya habían tenido por 71 años.image

La oposición izquierdista está por documentar las múltiples anomalías que se presentaron en estos comicios. El Instituto Federal Electoral, ya había mencionado con anterioridad que era menos que imposible la realización de un fraude: boletas infalsificables, sistema blindado; además, se escanearían las actas para que todos los interesados pudieran revisarlas. Incluso la izquierda mencionó que, ahora sí, habría suficientes representantes de casillas para cuidar las elecciones. Entonces, ¿Dónde está el fraude?

Según la definición de la palabra fraude dice: Engaño, abuso de confianza. Dolo, simulación. La palabra, fraudulento es: engañoso, falaz. Mentiroso, doloso. La palabra defraudar significa: Privar a uno, con abuso de confianza o con infidelidad, de lo que corresponde en derecho. Frustrar, dejar sin efecto una cosa en que se confiaba. Misma palabra la utilizamos en muchas facetas de nuestras vidas. La madre le dice a la joven de 16 años quien resultó embarazada: "hija mía, me has defraudado". El padre le dice al adolescente que renunció al bachillerato: "me has defraudado". La esposa engañada sentimentalmente reclama al esposo "he perdido tu confianza, me has defraudado". El alumno universitario comenta con sus compañeros: "el profe de historia me ha defraudado". Entonces, ¿Quién defraudó a los 15 millones 535 mil 117 ciudadanos quienes votaron por Andrés Manuel López Obrador? ¿El IFE, el PRI, el PAN, Quadri de la Torre, su patrona, Elba Esther Gordillo, el Narco? ¿Quién?Josefina-Vamos-por-tercer-triunfo-1463176

Esta vez ¿a quién le echamos la culpa? ¿A nadie, o a todos?

Tal vez sea esa sombra invisible que permea por las zonas marginadas del país. A esa bruma apenas perceptible que atraviesa las sierras mexicanas y que increíblemente está habitada por ciudadanos mexicanos quienes todavía hablan un español incipiente y mejor se comunican en su lengua autóctona. A esa atmosfera invisible que respiran los que habitan en infinidad de comunidades rurales que abundan en nuestro país y que, paradoja de la vida, abundan en el Estado de México, donde el candidato priista arrasó en votos. Eso es lo que defraudó a los 15 millones de votantes. Ese "algo" que se convierte en palabra y definición; que puede incluso interpretarse como ofensa, pero que es una cruel y triste palabra: Ignorancia. Analfabetismo. Pobreza.  No sé cuál es la madre y cuál la hija. No sé qué palabra engendra a la otra. A veces se confunden y se tratan como sinónimos.

De una cosa estoy seguro, esas comunidades marginadas que viven en la pobreza, no tienen la culpa de su desinformación y su analfabetismo. También estoy seguro que un sector que se dice patriota, mexicano e institucional, le importa un pito si esos sectores  pudieran salir de su pobreza e ignorancia.

Si alguno de los que leen esto y han viajado a las provincias de nuestro país, sabrán que no miento.imagesCAW6ULNJ

Esa ignorancia, tomando su acepción en el sentido estricto de ignorar algo, fue la que llevó a muchos ciudadanos quienes viven en las zonas arriba referidas, a tomar las migajas priistas y regalar su voto, y lo peor, sin siquiera saber que le hacían un daño al país y traicionaban (insisto, sin querer) a los 15 millones que votamos por López Obrador.

En muchas zonas marginadas de las provincias, mil doscientos pesos casi equivalen a un mes de salario; resulta oro molido para estas personas. Esas láminas y ese cemento que les regalaron, quizá les sirva para hacerle un jacal a sus gallinas o a su cerdito de traspatio y puedan alimentarse por un corto tiempo. No se imaginan, y tal vez nunca lo sabrán, el daño que le hicieron a su país. Y lo increíble: piensan que el candidato tricolor les hizo un gran favor.

Existe un largometraje español que se llama "La lengua de las mariposas". Los protagonistas son un niño y un profesor. El maestro rural enseña a los infantes español y matemáticas; en las tardes después de clases se van a pasear por el bosque para enseñarle botánica, taxonomía y las bellezas de natura, y le dice que aunque no lo crea las mariposas tienen lengua. Posteriormente, cuando llega la guardia franquista y saca de una casa a los insurgentes españoles, los habitantes de ese poblado, por el miedo al ejército franquista, llenan de vituperios a los apresados. El profesor se queda mirando absorto a "su niño" quien lo insulta y apedrea: inocentemente lo traiciona; lo defrauda.

Pero también existe otro sector culpable en las grandes ciudades, como el Distrito Federal, aunque en menor proporción de número, pero igual proporción de culpa. No hizo falta investigar demasiado quién vendió su voto al PRI. Largas filas hicieron en la tienda de autoservicio "Soriana" para agotar el saldo que les había regalado Peña Nieto: entre 700 y mil 200 pesos. No tengo idea por qué vendieron su voto. Me imagino, pero me da miedo decirlo sin que suene insultante. Es decir, no fue analfabetismo, pero si fue la ignorancia. Me atrevo a decir que esas personas no leen el periódico, su escolaridad es sumamente modesta, y su información acerca de los 70 años del PRI en nula. Su información es la que da Televisa y TV Azteca, por tanto se deduce el porqué vendieron su voto.

Tal vez nunca sepan ni sabrán que a quien regalaron su voto es el partido que mandó asesinar a miles de estudiantes en 1968; que asesinó y desapareció a centenas de ellos en 1971. Al partido de José López Portillo, su compadre Arturo Madrazo y su colina del perro; Al partido de Carlos Salinas de Gortari, de quien se sospecha la muerte de Luis Donaldo Colosio; del partido de las grandes devaluaciones y del robo del siglo: el fobaproa; del partido que mandó reprimir a los pobladores de Atenco.

Una aclaración. Todos los partidos tienen lo que llaman "voto duro", estos son los simpatizantes del partido, que siempre han votado por él y que en su mayoría son parte de su estructura. A éstos no me refiero. Existe otro sector de llamado voto útil, son los que inclinaron la balanza a favor de Peña Nieto; a estos son a los que me refiero.

Todas esas personas quienes votaron por el PRI, nos "llevaron entre las patas" a estos 15 millones y medio quienes exigíamos un cambio. Y por esas personas seguiremos padeciendo las impunidades económicas de las televisoras y las grandes empresas que evaden impuestos o que los disfrazan. Por esas personas seguiremos padeciendo las transmisiones infames, estúpidas, insultantes y denigrantes como "Laura de todos" o "Cosas de la vida". Seguiremos padeciendo los falaces, bobos y ridículos  melodramas del duopolio televisivo. Seguiremos padeciendo el veneno informativo de todos los canales. Seguiremos escuchando si a equis artista ya le salió la muela del juicio o si ya lo atraparon con una nueva novia.

Nosotros, los 15 millones y medio, tenemos la obligación moral como ciudadanos mexicanos de no sentirnos derrotados (15 millones y medio no es cualquier cifra). Debemos seguir superándonos y ayudando al "otro sector" a que esté bien informado. Ayudarles a apagar la televisión y prender un libro o la navegación en internet. Seguir denunciando los abusos e injusticias del obsoleto aparato gubernamental.

El camino es largo, sinuoso, con nubarrones que lo oscurecen, pero sólo así ayudaremos a ese otro sector (que nos defraudó) a estar informados, y en un futuro sea difícil ser persuadidos, y ni una maldita televisora vuelva a hacer que nos vuelvan a defraudar.